La Enfermedad de Alzheimer ataca las células nerviosas en todas las partes de la corteza y las estructuras cerebrales, como consecuencia la persona va perdiendo lenta y progresivamente la capacidad emocional y cognitiva. Hasta el presente se desconocen las causas, investigaciones dirigidas a estudiar las causas:

  • Genéticas
  • Por vestigios de metales
  • Reacciones inmunes
  • Virus lentos
  • Flujo sanguíneo
  • Proteínas anormales

Se han identificado dos anormalidades significativas en los cerebros de las personas afectadas por la Enfermedad de Alzheimer: ovillos neurofibrilares y una proteína llamada beta amiloide:

  • Los ovillos neurofibriliares son los restos dañados de microtúbulos, la estructura de apoyo que permite el flujo de nutrientes a través de las neuronas. Una forma mutada de la proteína conocida como tau se encuentra en estos enredos.
  • La concentración alta de la proteína beta amiloide, forma parches llamados placas neuríticas. Estas placas se encuentran fuera de las células nerviosas rodeadas de los restos de neuronas necrosadas. La beta amiloide también se asocia con niveles reducidos de acetilcolina, neurotransmisor implicado en los procesos de la memoria y el aprendizaje. Existen personas que tiene beta amiloide sin síntomas clínicos de Alzheimer.

La aparición de estas sustancias provoca la muerte neuronal y la progresiva pérdida del volumen en el parénquima cerebral, el ensanchamiento de surcos y de los ventrículos. Pérdida hasta de un tercio de volumen. Algunas área se conservan hasta el final de la enfermedad: Motoras, sensitivas, visuale. Pero otras: La corteza parietal, temporal, entorrinal y límbica se afectan más tempranamente.

Tipos de avances por Alzheimer

Cerebro afectado por Alzheimer

Redes neuronales

La afectación a cada persona ocurre de forma diferente y depende en gran parte, de cómo era la persona antes de la enfermedad, de su personalidad, de su condición física o de su estilo de vida.

Se pueden entender mejor los síntomas de la enfermedad si la clasificamos en tres etapas cronológicas de desarrollo: inicial, intermedia y tardía o bien en cuanto grado de intensidad: leve, moderada y severa.

Las manifestaciones clínicas pueden ser más características de una etapa u otra; ahora bien:

  • Cualquiera podrá aparecer en cualquier etapa
  • No todos los enfermos llegan a desarrollar todos los síntomas
  • Pueden aparecer cortos momentos de lucidez

Diagnóstico

La etapa inicial muchas veces es catalogada de forma incorrecta, por los familiares, amigos e incluso por profesionales, como algo fisiológico y normal de la vejez.

Es más, dado su inicio generalmente insidioso y gradual, resulta difícil precisar el momento exacto de comienzo, hasta el punto que se presume que normalmente en el momento de consulta el proceso suele tener una historia no inferior a 1 ó 2 años.

Los síntomas más alarmantes de esta etapa son:

  • Olvidos interferentes, dificultad para “pensar hacia atrás”
  • Irritabilidad, piensan que le quitan cosas, que se las cambian, que las personas más cercanas quieren distorsionarle y los enfados son muy frecuentes
  • Pérdida de vocabulario, dificultades en la denominación
  • Deterioro en la grafía
  • Falla al planificarse/dificultad con tareas complejas
  • Breves ventanas de desorientación espacial
  • Evita las interacciones sociales

Primera fase de evolución:

En la primera fase los síntomas comunes son:

  • Alteraciones del comportamiento
  • Problemas para acordarse de los hechos más recientes
  • Dificultades en la orientación temporoespacial
  • Cambios bruscos de humor
  • Abandono progresivo de sus aficiones
  • Pérdida de interés en actividades lúdicas
  • Consciencia de déficit, el paciente intenta minimizar los síntomas

Segunda fase de evolución:

En la segunda fase se agudizan los síntomas y aparecen otros nuevos:

  • Confusión y marcado deterioro intelectual (orientación, concentración y memoria)
  • Dificultades para comunicarse
  • Dificultades para realizar tareas sencillas
  • En el lenguaje las frases son cortas, las ideas se mezclan y no encuentra las palabras adecuadas para expresarse, repite las frasesy responde lentamente.
  • Tendencia a manipular cualquier objeto que esté a su alcance
  • Pérdidas de equilibrio, las caídas se hacen frecuentes
  • Comportamientos violentos y desproporcionados
  • Ideas delirantes y de persecución
  • Incontinencia
  • Deambulación

Tercera fase de evolución:

El deterioro es muy marcado aunque hasta el final se preserva la memoria emocional y reconoce a la persona que le cuida e interpreta correctamente los gestos de cariño. Por otro lado:

  • Aumentan los déficits cognitivos, olvida hechos recientes y pasados
  • No reconoce a familiares
  • Repite palabras y su vocabulario se ve muy reducido
  • Comienza a tener dificultades en la deglución
  • Total incapacidad para realizar las AVD

 

Gema Díaz Blancat

Neuropsicóloga en Salusmayores