Nuestra enfermera nos va dar pautas y nos va a explicar la importancia de mantener una correcta hidratación. Objetivos: Formación e información sobre una correcta   hidratación. Promoción de la importancia en una correcta hidratación.

¿Cómo prevenir la deshidratación en adultos mayores?

Los expertos generalmente recomiendan que los adultos mayores consuman al menos 1.7 litros de líquido diarias. Esto corresponde a 8 vasos de agua.

Factores de riesgo de deshidratación.

La deshidratación es dañina para todos los grupos de edad, pero es especialmente común y muy grave cuando le sucede a las personas mayores. Si usted es un adulto mayor o cuida de uno, es importante controlar los síntomas de deshidratación y saber cómo evitarlo.

¿Por qué las personas mayores tienen mayor riesgo de deshidratación?

“La deshidratación en las personas mayores es un problema muy común”,  “Hay muchas causas para la deshidratación, incluidos los medicamentos, la restricción de líquidos recetada por un profesional de la salud o puede ser un efecto secundario de otras enfermedades”.

A medida que las personas envejecen, su sensación de sed a veces puede disminuir o aparentemente desaparecer. Esto no significa que no necesitan agua; significa que no tienen sed con tanta frecuencia, lo que les hace beber menos agua de la que necesitan y puede provocar deshidratación.

Los problemas renales también causan deshidratación. A medida que los cuerpos envejecen, los riñones pueden dejar de procesar los líquidos de manera eficiente, lo que puede conducir a más viajes al baño y a la pérdida de líquidos.

Los medicamentos pueden ser otra causa de deshidratación. Muchas personas mayores toman medicamentos regularmente para afecciones médicas y pueden desconocer la deshidratación como un efecto secundario.

Síntomas de deshidratación

Los signos de deshidratación no siempre son obvios y pueden variar de leves a severos. Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor de cabeza
  • Náusea
  • Mareo
  • Confusión o desorientación
  • Boca seca
  • Desmayo
  • Piel suelta o piel que no vuelve a la normalidad después de pellizcar
  • Orinar menos de lo usual
  • Estreñimiento
  • Calambres musculares
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Caída de la presión arterial

Cuallquier consulta al respecto, puedes contactar con nuestro Centro de Salud

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *