Al acto en el que se analizó la marcha de los estudios sobre el tratamiento y la prevención de la enfermedad asistió Pasqual Maragall, su familia, los doctores José Luis Molinuevo y Jordi Camí y contó con la presencia de Adolfo Suárez Illana

El director de la Fundación, Jordi Camí explicó los avances del estudio Alfa en el que participan 2700 voluntarios y anunció que en 2016, la Fundación comenzará los primeros ensayos clínicos preventivos con 200 voluntarios

El Alzheimer afecta actualmente a entre 500.000 y 800.000 personas en España.

Madrid, 17 de junio. La Fundación Pasqual Maragall presentó ayer, en Madrid, las investigaciones y estudios en los que trabaja para la prevención y tratamiento del Alzheimer, en el transcurso de un acto al que asistieron Pasqual Maragall; su mujer, Diana Garrigosa; Cristina Maragall, hija y voluntaria de la Fundación; los doctores Jordi Camí y José Luis Molinuevo y que contó con la presencia de Adolfo Suárez Illana acompañando a la familia Maragall.

En este foro celebrado en el Instituto Internacional de Madrid y presentado por Iñaki Gabilondo, el Director de la Fundación Pasqual Maragall, Jordi Camí, explicó que se trata de una enfermedad asociada al envejecimiento de la población e insistió en la la importancia de la prevención “cuando todavía no ha comenzado a desarrollarse”.

Orientado a la prevención y la detección precoz, el Doctor Jordi Camí comentó los diferentes trabajos que se están desarrollando y destacó el estudio Alfa, un estudio de cohorte para determinar los factores de riesgo e indicadores que influyen en la aparición del Alzheimer y que cuenta ya con la participación de 2.700 voluntarios-adultos sanos e hijos enfermos de Alzheimer- de entre 45 y 75 años, a quienes se les realizan pruebas de cognición, genética y neuroimagen durante un tiempo, años o incluso décadas para estudiar las causas y la historia de la enfermedad.

Siguiendo con esta línea de investigación, el Doctor José Luis Molinuevo, director Científico de la Fundación Pasqual Maragall anunció que la Fundación iniciará en 2016 los primeros ensayos clínicos con 200 voluntarios sin síntomas, en el marco del proyecto europeo EPAD (European Prevention of Alzheimer Dementia), en el que participan 35 centros e instituciones, universidades y laboratorios europeos, con el objetivo de obtener un fármaco que actúe en los estadios iniciales de la enfermedad, evitando o retrasando la aparición de los síntomas.

José Luis Molinuevo, colider de EPAD afirmó que este estudio significa “una oportunidad para ofrecer a personas sanas con riesgo de desarrollar Alzheimer la posibilidad de acceder al ensayo clínico más innovador diseñado para la prevención de la enfermedad”.

En este sentido afirmó que “hay que transmitir un mensaje de esperanza”. “Es una enfermedad compleja , con 20 años de fase silente., pero pensamos que hay posibilidades y pensamos que en un futuro tendremos un fármaco para esa primera fase silente que permita retrasar la enfermedad”.

En el encuentro de ayer en Madrid, al que asistió Adolfo Suárez Illana, Cristina Maragall, hija y voluntaria de la Fundación, valoró los apoyos que reciben de toda la sociedad y de los voluntarios, porque esos apoyos les dan fuerza para seguir trabajando “por un futuro sin Alzheimer”.

Respecto al papel de las familias, señaló que “el mejor médico es quien mejor explica al paciente lo que le está pasando” y recordó los tres consejos que le dieron tras el primer diagnóstico de Pasqual Maragall: “Se ha acabado enfadarte con él porque no sirve de nada. Hay que tener mucha paciencia y ser flexible ante los cambios de la enfermedad y por último hay que aprovechar todos los momentos, porque el miedo no nos ayuda”.