Con la llegada del buen tiempo y el calor siempre apetece un helado para refrescar las  tardes de verano, y aunque ya estamos en septiembre, el calor de los últimos días invita a tomar un helado para regular la temperatura corporal.  En el centro de día Salus Mayores en Pozuelo de Alarcón  quisimos elaborar unos polos caseros, todos nos pusimos de acuerdo que era la mejor receta para acompañar el mes de Agosto.

En el centro de día tenemos un taller de cocina destinado a personas con enfermedades neurodegenerativas como pueden ser Parkinson, Alzheimer, demencia Frontotemporal o para personas que presentan secuelas tras un ICTUS.

Con este taller se pretende conseguir una serie de objetivos como son:

  • Mantener el máximo grado de autonomía en las AVD
  • Estimular las funciones cognitivas y perceptivas a través de las actividades de la vida diaria instrumentales.
  • Entrenar las destrezas motoras.
  • Fomentar las relaciones sociales.
  • Mejorar su autoestima.

Comenzamos el taller eligiendo el sabor de nuestros polos que serían de las frutas características del verano, la sandia y el melón.  Todos hicieron un gran trabajo en equipo, unos partían la fruta para repartirla a los compañeros, otros se encargaban de  trocearla y echarla en el recipiente donde se echaría leche y azúcar según la cantidad pautada por la receta. Una vez mezclados todos los ingredientes y triturados, se dispusieron a echarlos en los recipientes correspondientes para ser congelados y esperar a su degustación.

Y como era de esperar al día siguiente, fueron ellos mismos los que después de comer recordaron que había que degustar los helados que habían elaborado.

Todos coincidieron en lo mismo, lo rico que estaba y lo bien que sentaban con este calor que acompaña al mes de Agosto.

Cristina Peces Martín.

Terapeuta Ocupacional.

Centro de Día Salus Mayores.