• REHABILITACIÓN ICTUS
    EN MADRID

Centro de día de rehabilitación de ictus

En SalusMayores somos especialistas en rehabilitación de ictus en Madrid. Con un completo equipo de profesionales, trabajamos de manera integral para mejorar la calidad de vida de nuestros usuarios en nuestro centro de día de rehabilitación de ictus. En Salus nos preocupamos de nuestros pacientes como si fueran nuestra propia familia.

¿Qué es el Ictus?

EL ICTUS ES UNA ENFERMEDAD CEREBROVASCULAR (ACV) QUE AFECTA A LOS VASOS SANGUÍNEOS QUE LLEVAN LA SANGRE AL CEREBRO. OCURRE CUANDO UN VASO SANGUÍNEO SE ROMPE O SE TAPONA POR UN COÁGULO E IMPIDE LA LLEGADA DE OXÍGENO Y NUTRIENTES A LAS CÉLULAS NERVIOSAS, QUE ACABAN MURIENDO.

A PARTIR DE LOS 55 AÑOS, AUMENTA LA PROBABILIDAD DE SUFRIR UN ICTUS Y EXISTEN FACTORES QUE PREDISPONEN A PADECERLO, COMO TENER LA TENSIÓN ALTA, DIABETES, UN PROBLEMA CARDIOVASCULAR, FUMAR, BEBER ALCOHOL, ETC…

ENTRE OTRAS SECUELAS, PUEDEN APARECER DÉFICIT DEL LENGUAJE, PROBLEMAS COGNITIVOS Y TRASTORNOS EMOCIONALES, QUE PUEDEN RESTAR CALIDAD DE VIDA A LA PERSONA.

¿Qué profesionales se ocupan del Ictus en Salus Mayores?

  • Médicos

  • Enfermeros

  • Terapeutas ocupacionales

  • Fisioterapeutas

  • Monitores de tiempo libre

  • Logopedas

  • Psicólogos y neuropsicólogos, entre otros.

¿Qué objetivos se persiguen?

Todos ellos trabajan de forma coordinada en un plan de rehabilitación único para cada paciente, para mejorar su recuperación y minimizar las secuelas del ictus.

La intervención, dependiendo de la necesidad del paciente, se puede llevar a cabo en varios niveles:

  • Prevención: En personas que han sufrido más de un accidente cerebro vascular (ACV), que se les han detectado como grupo de riesgo o sufren pequeñas isquemias que pueden dar lugar a un cuadro demencial, trabajamos en la educación y puesta en marcha de programas de control de los factores de riesgo, a través de la dieta, el ejercicio físico, la estimulación cognitiva y el control de la tensión arterial y otros parámetros como colesterol, coagulación, etc).
  • Movilidad: Desde  la fisioterapia neurológica, se trabaja en la recuperación de miembros hemipléjicos, de parexias de miembros superiores, inferiores y parexias faciales, tanto en la reducción de la espasticidad como en la recuperación del movimiento. Se abordan problemas de equilibrio y coordinación como consecuencia del ictus. En casos de afectación severa como estados de consciencia mínima se trabaja en movilización pasiva y fisioterapia respiratoria.
  • Habla: Desde neuropsicología y logopedia se trabaja conjuntamente en la recuperación del lenguaje expresivo y comprensivo en afasias, apraxias del habla o disartrias. En casos en los que la recuperación no es posible ayudan al paciente a la instauración de sistemas de comunicación alternativa y entrenan en recursos comunicativos al propio paciente y a su familia.
  • Nutrición: Dietas personalizadas para mejorar el estado de salud, controlar factores de riesgo y  mejorar procesos como la disfagia (alteración en la deglución de los alimentos). Complementado con la supervisión de las comidas realizadas en los centros y la prescripción médica de suplementos nutricionales adecuados.
  • Cognición: Otras áreas cognitivas como memoria, atención, praxis, percepción, razonamiento, planificación, juicio social, control cognitivo, entre otras, a menudo se encuentran deterioradas tras un ictus. El programa de rehabilitación cognitiva llevado a cabo por neuropsicólogos ponen en marcha todos los mecanismos posibles para la reinstauración de la capacidad o la compensación de los déficits.
  • Sociabilización y ocio: A menudo, la persona que ha sufrido un ictus debe dejar de hacer algunas de las actividades que le aportaban placer y satisfacción, saber adaptar a sus gustos las actividades o proponer otras dentro de su interés es un trabajo fundamental para el bienestar emocional y la autoestima de la persona que ha sufrido cambios en su vida, el terapeuta ocupacional junto con los monitores de ocio son los profesionales adecuados para poder hacer esta aceptación y transición con éxito.
  • Emociones y comportamientos: Tras sufrir un ictus, es frecuente encontrar cambios en la personalidad, en los comportamientos y en las emociones de la persona que se suman a otras dificultades haciendo que a menudo la familia se sienta con pocos recursos y herramientas para manejar el día a día. El psicólogo especializado puede ofrecer apoyo, información y tratamiento de esta sintomatología.
  • Asesoramiento en productos de apoyo: El terapeuta ocupacional es el profesional adecuado para formar y aconsejar sobre la modificación del entorno y los productos que pueden facilitar las tareas diarias del paciente y la familia de una persona que ha sufrido un ictus.
  • Información y acompañamiento: en etapas agudas del ictus, desde la hospitalización hasta la puesta en marcha del programa de rehabilitación y la adaptación a la casa tras la fase hospitalaria.
CALENDARIO TERAPÉUTICO

Realizamos salidas culturales fuera del centro y actividades de ocio con un objetivo terapéutico: no frenar a realizar actividades sociales a pesar de las secuelas visibles de la enfermedad de Parkinson.

APOYO Y ASESORAMIENTO A FAMILIARES

En los diferentes momentos de la enfermedad y adaptados a las circunstancias personales. Se proporciona información y acompañamiento profesional para anticipar y prepararse ante las dificultades.

Abrir chat

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar