Cuando nos enfrentamos a una nueva rutina, como es la incorporación al centro, es necesario tomar conciencia del proceso.

Como profesionales es necesario intentar lograr la máxima adaptación e integración del mayor al nuevo entorno que se le presenta, en este caso, el centro de día.

Este espacio y entorno interactúan directamente con nuestros usuarios y es por ello que debemos intentar conseguir un lugar amable y motivacional, que además, nos permita trabajar aquellas funciones cognitivas ( y físicas) que favorecen el envejecimiento activo.

La laborterapia y arteterapia que empleamos en Terapia Ocupacional enfocada a una festividad, consigue que el usuario se vea involucrado en una actividad y se trabajen aquellas habilidades sociales y cognitivas necesarias para asimilar los cambios de rutina y llegar a convertirlo en hábitos que fomenten el trabajo de áreas como:

• La orientación en espacio, tiempo y persona. Espacial para conocer dónde nos encontramos, de dónde venimos, o a donde nos dirigimos. Temporal para saber en qué fechas nos encontramos, en qué año estamos, en qué estación, lugar, o ciudad. Personal para saber quién soy.
• Lograr una mayor conexión con la realidad y así favorecer las relaciones con el entorno social y familiar.
• La memoria y la atención que se trabajan durante la actividad manual o musical.
• Reminiscencia, ese proceso por el cual se evoca o recuerda a alguien o algo anterior en el tiempo ligado a la festividad.
• La motivación de participar en un entorno relacionado con aquellos días significativos para nuestros usuarios como pudiera ser la navidad.
• Bienestar emocional y social que genera el participar en una labor conjunta con el resto de personas del centro, favoreciendo así las relaciones sociales y su adaptación.
• Aumento de la autoestima al sentirse valorado integrado y escuchado.
• La motricidad gruesa y fina necesarias para la elaboración de adornos relacionados con lo que se va a celebrar.
• Estimulación de la creatividad y concentración necesarias para la actividad.

Como conclusión diremos que, este tipo de actividades , resultan ser el mejor de los tratamientos. El usuario decide en todo momento, explora sus motivaciones y descubre nuevos potenciales e intereses, mejora su bienestar, calidad de vida y autonomía , sus funciones cognitivas, socio afectivas y físicas, su autoestima, se regulan ciertas las alteraciones emocionales que puedan surgir, y mantiene una correcta conexión con la realidad y su entorno más cercano.

Conoce nuestro servicio de terapia ocupacional en Madrid

Irene Puig Baeza, terapeuta ocupacional de los centros de Salus Mayores.
Número de colegiada:1338

Contactanos
¿Necesitas ayuda?