C/Universidad, 4, 28224, Pozuelo Alarcón, Madrid

C/ de Alenza, 3, 28003, Madrid

C/ de Uruguay 21, 28016, Madrid

Conforme aumenta la edad, pueden aparecer problemas en la alimentación en adultos que afectan a la movilidad del tracto gastrointestinal. Con frecuencia, se dan problemas para la masticación al deteriorarse las encías y el intestino no absorbe tan bien los nutrientes en edades más avanzadas.

En los ancianos hay una disminución de las necesidades energéticas. Se calcula que estas disminuyen un 10% cada década a partir de los 60 años.

¿Qué aspectos pueden dificultar que se coma saludable a medida que se envejece?

importancia de una buena alimentacion en la edad adultaAlgunos cambios que producen que la alimentación en adultos sea más complicada en el anciano son los siguientes:

Un cambio de hogar o el desarrollo de problemas de movilidad puede dificultar la realización de  actividades básicas de la vida diaria.

Los medicamentos pueden producir pérdida de apetito, así como cambiar la percepción del sabor de las comidas.

El sentido del olfato y el gusto puede cambiar.

Uno de los problemas principales de la alimentación en adultos se encuentra a la hora de la masticación o la deglución. Problemas de disfagia.

Desde Salus Mayores, cuidamos la dieta de nuestros usuarios y usuarias para que estén bien nutridos e hidratados en todo momento.

¿Cómo lograr una buena alimentación en adultos más mayores?

Para  conseguir una buena alimentación en adultos, se deben introducir pequeños cambios en la dieta beneficiosos para la saludo. Comer alimentos que contengan un alto valor nutritivo, sin demasiadas calorías extras: frutas y verduras, granos integrales como la avena o el arroz integral, leche desnatada y queso bajo en calorías o leche de avena o soja, rica en vitamina D y calcio. Pescados, mariscos, huevo, carnes magras.

  • Evitar las calorías vacías, estos son alimentos altos en calorías y bajos en nutrientes como las patatas fritas, dulces, bollería industrial.
  • Priorizar en alimentos bajos en grasa y colesterol.
  • Tomar suficiente líquidos, para evitar la deshidratación.
  • Realizar el máximo ejercicio físico posible para favorecer el apetito.

Fernando Jiménez Lorenzo, Enfermero de los centros de día de Salus Mayores, Nº colegiado: 87.145

Contactanos
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?