La comunicación entre las personas es mediante la voz, y para muchos es su instrumento de trabajo, pero en la mayoría no solemos cuidarla y nos preocupamos cuando nos quedamos sin poder hablar, en esta entrada os damos unos consejos para cuidar la voz.

Cuando se produce alteración de las cualidades de la voz se califica como disfonía, pero la usencia total de la voz se denomina afonía. Hay dos tipos de disfonías: las funcionales, que es cuando no existe lesión, y las orgánicas, en las que se produce una alteración en las cuerdas vocales.

Algunas de las principales causas de las disfonías son gritar, aclarar la garganta carraspeando, hablar durante mucho tiempo seguido, el tabaco, ambientes secos, el alcohol, no dormir lo suficiente …

Igualmente el mal uso y abuso de la voz provoca problemas como los pólipos, lesión que afecta la laringe más específicamente una de las cuerdas vocales y produce disfonía permanente, edemas de Reinke, cúmulo de líquido fluido, gelatinoso, bajo la cubierta mucosa de las cuerdas vocales, y los nódulos, pequeña formación redondeada que afecta a una o ambas cuerdas vocales e impide que su cierre sea completo.

Si persiste el uso inadecuado se producirán cambios en la estructura laríngea, pudiendo cronificarse ocasionando lesiones a nivel laríngeo. En estos casos es imprescindible la rehabilitación realizada por un logopeda, con el propósito de proporcionar herramientas para tener una buena salud vocal.

Consejos para cuidar la voz

El abandono de los malos hábitos instaurados requiere un aprendizaje. Las siguientes pautas no sustituyen a la rehabilitación logopédica, son consejos para que cuidemos nuestra voz y evitemos forzarla.

  • No forzar la voz y no gritar, debemos evitar comunicarnos en ambientes con mucho ruido, intentar no hablar por encima del ruido.
  • No fumar y evitar ambientes cargados de humo.
  • Hablar a un ritmo adecuado, articulando bien las palabras.
  • No aclarar constantemente la garganta mediante carraspeo.
  • Cuidar la voz durante los catarros, bronquitis, etc.
  • Dormir lo suficiente, con el descanso las cuerdas vocales se mantienen elásticas.
  • Si se habla más de 4 h seguidas debemos descansar la voz al menos durante 20 min.
  • Estar hidratados es muy importante para las cuerdas vocales, por lo que se debe de beber 2 l de agua diarios, pero que no sea ni demasiado caliente ni demasiado fría.
  • Evitar comer caramelos de menta, porque se reseca la mucosa que recubren las cuerdas vocales.
  • Si los problemas persisten más de 10 días debemos consultar con nuestro médico.
  • Respirar adecuadamente, respirar bien es sinónimo de tener una voz correcta.
  • Limitar el uso de la voz siempre que sea posible.
  • Evitar ambientes muy secos y estar expuestos durante mucho tiempo a aires acondicionados.

Natalia Santiago González

Salus Mayores, Centro de Día Madrid

Nº Colegiado: 28/0830 CPLCM