Según Elisabeth Kluber-Ross, gran figura de autoridad en el afrontamiento del duelo, este es un proceso no lineal e individual, en el que de forma general se presentan 5 etapas (no tienen por qué darse todas, ni seguir el mismo orden)
– Negación
– Ira
– Negociación
– Depresión
– Aceptación.

Con la edad, también aumentan el número de pérdidas que sufren nuestros mayores, y pueden no saber gestionar adecuadamente este proceso, o que se convierta en un duelo complicado. Además hay que poner especial atención en esta población ya que pueden pasar desapercibidos ciertos síntomas por parecer típicos de la vejez: pérdida de apetito, cambios de peso, problemas de sueño, etc.

La pérdida de un ser querido conlleva una serie de cambios que la persona debe encajar poco a poco, por lo que es aconsejable no cuestionar la duración de este proceso, ni instar al afectado/a a centrarse en su futuro y superar la pérdida. Lo más recomendable es acompañarle en el proceso respetando su espacio, reforzando sus logros y permitiendo una comunicación sin tabús sobre el fallecido/a (todo lo que esa persona necesite hablar ayuda a procesar la pérdida).

En la situación que nos encontramos (#covid19), muchas personas están sufriendo pérdidas y no tienen la posibilidad de despedirse. Esto puede dejar una huella que afecte al procesamiento normal del duelo por lo que, si detectamos pensamientos sobre esto que impliquen culpa, resentimiento o castigo, es importante cuestionarlos y tratar de reducir su veracidad (por ejemplo: ante el pensamiento “fue mi culpa no darme cuenta antes, podría no haber muerto solo en ese hospital”, se podría cuestionar el poder que un ser humano tiene en, primero saber detectar enfermedades nuevas y segundo, hacer de juez entre la vida y la muerte).

En Salus Mayores sabemos la importancia que tiene la salud mental de nuestros pacientes y atendemos de manera personalizada a cada usuario en función de sus necesidades.

Bárbara Chacón Tomé
Neuropsicóloga de los centros de día de Salus Mayores.
NªColegiada: M33386

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *