¿Sabes qué es exactamente el estreñimiento? Te contamos cómo podemos combatirlo. El estreñimiento se considera una alteración en el tránsito intestinal, la cual cursa con una disminución de la motilidad intestinal y cambio en las propiedades de las heces, siendo estas de características duras, secas y difíciles de expulsar (en la mayoría de las ocasiones), acompañado o no por dolor al defecar.

Otra de las definiciones más representativas es la realización de menos de tres deposiciones a la semana, aunque es importante destacar que esta definición tiene que ser individualizada según los hábitos intestinales propios de cada uno.

Es importante que todos nuestros usuarios del centro de día, así como sus familiares, conozcan  la importancia del estreñimiento, ya que constituye una de las causas más frecuentes de consulta en atención primaria y su prevalencia aumenta con la edad.

Entre las causas o factores de riesgo más significativos encontramos:

  • Inadecuada alimentación.
  • Vida sedentaria.
  • Uso inadecuado de fármacos.
  • Reprimir las ganas de ir al baño.
  • Enfermedades generales y específicas del aparato digestivo.

Un cuadro de estreñimiento no tratado de forma adecuada puede provocar distintas complicaciones, empeorando nuestro estado de salud y disminuyendo incluso nuestra calidad de vida.

Las complicaciones más frecuentes son las siguientes:

  • Dolor abdominal.
  • Dolor anal, hemorroides, fisuras…
  • Anorexia: sensación de “estómago lleno” y como consecuencia inapetencia.
  • Náuseas y vómitos.
  • Abdomen globuloso.
  • Lengua “sucia” y seca.
  • Impactación fecal.
  • Obstrucción y perforación intestinal.

Por ello, nuestro objetivo en el centro de día es aplicar todas las medidas higiénico-dietéticas que están a nuestro alcance y proporcionar a los usuarios y familiares unos buenos hábitos para prevenir el estreñimiento.

Recomendaciones para combatir el estreñimiento

  • Beber abundantes líquidos (más de dos litros al día si no existe contraindicación médica). Los líquidos calientes o tibios en ayunas ayudan en la estimulación del intestino.
  • Realizar cinco comidas al día.
  • Masticar bien los alimentos y comer despacio.
  • Consumir alimentos ricos en fibra:
    • Fruta: Se recomienda tomar 3 veces al día y con piel a ser posible.
    • Verdura: Se recomienda tomar 2 veces al día crudas o cocinadas pero poco troceadas.
    • Cereales integrales (Pan, arroz, pasta,…)
    • Complemente la dieta con frutas secas, como ciruelas o pasas.
    • Incremente el uso de aceite crudo.
    • Evitar el consumo moderado de alimentos astringentes: arroz no integral, pasta no integral, patata, zanahoria, limón, manzana cruda, pomelo, membrillo, plátano, vino tinto, té,…
  • Realice actividad física en lo posible (andar, correr, bicicleta, gimnasia…).
  • Establecer un horario regular para ir al baño, dedicándole el tiempo que sea necesario y de forma relajada. Acuda al aseo cuando sienta la necesidad.
  • Evite el consumo de laxantes por iniciativa propia, ya que crean hábito y pueden empeorar el estreñimiento.

Es importante que introduzcamos la fibra en la dieta de manera progresiva, y siempre acompañada de la ingesta suficiente de agua.