C/Universidad, 4, 28224, Pozuelo Alarcón, Madrid

C/ de Montesa, 11, 28006, Madrid

C/ de Alenza, 3, 28003, Madrid

C/ de Uruguay 21, 28016, Madrid

Las Actividades de la Vida Diaria, conocidas también como AVD’s, son aquellas actividades cotidianas que forman parte del desempeño ocupacional de las personas, permitiendo vivir de manera autónoma e integrada en su entorno y capacitando a la persona para cumplir un rol o roles en la sociedad. El profesional que se encarga de valorar el grado de dependencia y trabaja con la persona para conseguir el máximo grado de independencia en las actividades de la vida diaria, es el terapeuta ocupacional, quien se encargará también de dar a la persona la máxima seguridad, motivación y estimulación para la realización de las actividades.

Estas actividades se clasifican en tres grandes tipos, actividades básicas, instrumentales y avanzadas.

Con el paso del tiempo y debido a las diferentes patologías, discapacidades y a la falta de estimulación, estas actividades se ven deterioradas en los mayores, por lo que es muy importante trabajar sobre ellas desde el primer momento. Es importante también trabajar la seguridad en sí mismos, ya que ayudará en la motivación a la hora de la realización de las actividades.

PROMOCIÓN DE BIENVENIDA JULIO
Los 3 primeros días GRATIS
25% de dto los 2 primeros meses
Reserva ya tu plaza

Servicio disponible en nuestros centros de día

En todos los centros de día de Salus Mayores trabajamos las Actividades de la Vida Diaria para mejorar la calidad de vida de nuestros usuarios.

Para qué sirven las AVDs

Son actividades importantes para enfrentarse al día a día, desempeñan una innegable función social por que potencian la creación de vínculos con el entorno familiar, social y comunitario.

Tipos de AVDS

Como hemos comentado anteriormente, existen tres tipos de AVD’s, básicas, instrumentales y avanzadas, las cuales explicamos a continuación:

  • Actividades básicas de la vida diaria (ABVD): son aquellas actividades que comprenden el área de autocuidado personal. Son imprescindibles para vivir y son universales. Entre ellas encontramos: la comida, el vestido, la higiene, las trasferencias, etc. Se centran en el cuidado y el mantenimiento del cuerpo. El desempeño de este tipo de actividades se mide a través del índice de Barthel que evalúa el grado de independencia y participación de cada persona.
  • Actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD): no se consideran como actividades fundamentales para vivir, pero sí son necesarias para hacerlo de una manera autosuficiente en el entorno. Tienen que ver con todas aquellas tareas que conllevan la necesidad de tomar decisiones y la resolución de problemas. Son más complejas que las anteriores. Dentro de estas actividades estarías incluidas aquellas como el manejo del dinero, la preparación de comidas, la movilidad en el entorno, el mantenimiento del hogar, etc.  El desempeño de estas actividades se evalúa por medio de la escala de Lawton y Brody, la cual mide el nivel de deterioro de la persona y su dependencia en las actividades instrumentales de la vida diaria.
  • Actividades de la vida diaria avanzadas (AAVD): son actividades que no son esenciales para el mantenimiento de la dependencia. Sin embargo, son necesarias para el desarrollo de una vida socialmente satisfactoria y están vinculadas al estilo de vida propio de cada persona (valores, intereses, destrezas, contexto social, etc).Están ligadas a la educación, el trabajo, el juego, el tiempo libre y la participación social.

Como se trabajan las AVD’s

El objetivo principal del tratamiento de las AVD’s es alcanzar un equilibrio entre las capacidades de la persona (atendiendo a sus discapacidades), sus necesidades de asistencia, sus valores, intereses y prioridades.

Como hemos comentado al principio, el terapeuta ocupacional es el profesional encargado de observar, identificar, explorar y evaluar el nivel de participación, el nivel de las discapacidades, de la deficiencia de las habilidades motoras, cognitivas y sociales, con el fin de seleccionar las actividades más adecuadas para promover una mayor autonomía con una mayor estimulación posible.

A partir de la valoración de las capacidades físicas, cognitivas y sociales del mayor se determinan aquellas actividades específicas de la vida diaria que se deben trabajar/estimular.

Una vez detectadas las necesidades, capacidades e intereses particulares de cada persona, se trabaja siempre de manera individual ya que su objetivo prioritario es prevenir, rehabilitar, conservar y mejorar la autonomía funcional del mayor.

Trabajar de manera adecuada las actividades de la vida diaria conseguirá aumentar la autonomía del sujeto.

Cualquier plan de actuación para el trabajo de las AVDS pasa por estas etapas:

  • Identificar las discapacidades.
  • Identificar la tarea a realizar así como planificar y elegir las estrategias adecuadas para su consecución.
  • Secuenciar la tarea de manera organizada.
  • Ser capaz de iniciar, ejecutar y finalizar las acciones.
  • Eludir las distracciones.
  • Control del trabajo que dé como resultado la percepción del error.
  • Resolución de problemas inesperados.
  • Control del tiempo de realización.

Existen múltiples formas de trabajar las actividades de la vida diaria, desde el uso de las nuevas tecnologías mediante simuladores, hasta el trabajo de ellas “in situ”, es decir, en el propio entorno. Estas actividades se pueden realizar en el domicilio de la persona o en un centro con el profesional especializado. La mejor manera de trabajarlas es entrenando diariamente para potenciar la autonomía y la seguridad en la persona.

Centro de día especializado en AVDs

Desde los centros de día Salus Mayores contamos con un equipo de terapeutas ocupacionales que valoran estas actividades y ponen en marcha un plan de tratamiento con el objetivo de estimular, mantener y mejorar las capacidades individuales de cada uno de nuestros mayores para conseguir la máxima independencia  en el desempeño de las actividades de la vida diaria básicas e instrumentales.

En nuestros centros tenemos como objetivo último mejorar la vida y satisfacción de las personas, lo que les conllevará a una mayor seguridad a la hora de realizar las actividades. Nuestro trabajo va encaminado a adaptar las rutinas diarias del usuario, (tanto dentro del centro, como fuera de él)  a su estado físico actual, sin perder la sensación de auto eficacia ni la decisión a la hora de realizar sus tareas. De esta manera, nuestro mayor conseguirá sentirse activo, lo cual mejorará de forma notable su estado anímico.

Últimos posts de nuestro blog

Contactanos
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?